Buscar

carrito  

No hay productos

0,00 € Transporte
0,00 € Total

Confirmar

Logo de Piñero Rodríguez S.L.

Logo Wine in Moderation

Victorino

Victorino Ampliar

40,65 €

Carácter, identidad, expresión de la Tinta de Toro con elegancia, frescor y complejidad.

Añadir a mi lista de regalos

Consumada la vendimia 2012, tras un año muy caluroso y seco, comienza una nueva añada con un periodo de constantes lluvias en los meses de octubre y noviembre que van a aumentar la reserva hídrica de nuestros suelos. Con algunas heladas entramos en el invierno, un invierno suave y con moderadas lluvias, pero con algunos días especialmente fríos donde se alcanzaron hasta -6ºC.

Llegamos a la primavera y aún las temperaturas son muy bajas para esta época, comenzando un periodo de lluvias que llena de agua los viñedos, dificultando los trabajos de laboreo del suelo.

A mediados de abril las temperaturas aumentan y comienza la brotación de las yemas en algunos viñedos, especialmente los más jóvenes, produciéndose entorno al 22 – 25 de abril el inicio de la brotación en el resto de viñedos.

Tardes cálidas y mañanas frías son habituales a finales de abril, registrándose el 28 de abril a la mañana una helada de primavera que redujo considerablemente la producción en algunos de nuestros viñedos.

Mayo y junio continúan siendo fríos y con moderadas precipitaciones. El desarrollo del viñedo se ralentiza, ocasionando un importante retraso en el ciclo vegetativo. No es hasta el 12 de junio cuando se inicia la floración en gran parte de los viñedos, y tras ésta, un irregular cuajado.

Entramos en el verano con un caluroso mes de julio, en el que se producen algunas tormentas, el desarrollo del viñedo es excelente y no existen los problemas de estrés hídrico habituales de esta época.

Con altas temperaturas y un elevado contraste térmico llegamos a agosto, encontrándose el día 6 las primeras bayas enveradas y emprendiéndose un lento envero que se completó en la última semana de agosto.

La maduración se desarrolla en un soleado septiembre, que con las lluvias de las últimas semanas del mes retrasaron aún más el comienzo de la vendimia.

El 5 de octubre da comienzo una vendimia que se prolongará hasta finales de octubre, caracterizada por las temperaturas agradables durante el día y muy bajas por las noches, alcanzando una correcta madurez tanto fisiológica, como fenólica y aromática.